mayo 20, 2008

Potenciar el carisma

Habilidades sociales

Para aprender a fascinar, sólo el 50% del carisma es innato: el resto se puede aprender. Se trata de reconocer el propio encanto, potenciar la seguridad en sí mismo, sintonizar el lenguaje corporal y mejorar el manejo de las emociones.
Pautas sencillas como mirar a los ojos, escuchar atentamente y dominar el lenguaje corporal (mostrándose desenvuelto y abierto) son claves.


Premisas como la seguridad en uno mismo, la inteligencia emocional, la gesticulación adecuada y la voz agradable se pueden entrenar y mejorar. El resto viene del interior, acoplado a la personalidad; y es el resultado de la trayectoria y las circunstancias de cada persona, de sus emociones y su disposición a relacionarse positiva y abiertamente.

Lo que deberíamos evitar:

1 Hablar sólo de nosotros mismos.
2 Empequeñecer a nuestro interlocutor.
3 Engrandecernos a nosotros mismos.
4 Enseñar al otro.
5 Quéjarse y protestar.
6 Hablar sobre todo de religión y política cuando no conocemos bien a nuestro oyente.
7 Interpretar.
8 Hablar mal de los demás.
9 Si estamos de mal humor, peor para los demás.
10 No intersarnos por nuestro interlocutor e interrumpir a menudo.