mayo 22, 2009

La relajación profunda


Llamamos RELAJACIÓN al estado diametralmente opuesto al de TENSIÓN.
En principio, es la ausencia total de CONTRACCIONES.
Si profundizamos, podemos definir a la relajación como un ESTADO DE COMPLETO REPOSO FÍSICO Y MENTAL
Al estar relajados los músculos, los nervios que los comandan no transmiten ningún mensaje. Inactivos, como conductores eléctricos aislados, no reciben ni transmiten corriente, permitiendo el descanso del sistema nervioso central.
Si en una parte del cuerpo se alcanza la relajación profunda, no pueden existir allí reflejos nerviosos, como no se puede escuchar radio si el aparato está desconectado.
"Cualquier movimiento que hacemos consiste en un impulso nervioso que contrae un músculo. Lo natural sería que, al no haber movimiento, la contracción muscular desapareciera. Tal cosa no sucede. Por desgracia, vivimos en un estado permanente de tensión. Los dedos crispados, mordiéndonos los labios, o el ceño fruncido, los músculos en tensión, causados por conflictos, preocupaciones, ansiedades y miedo".
En pocas palabras, el estado pasivo consciente es casi desconocido en nuestra vida cotidiana.
Estamos en un continuo estado de tensión, y cualquier estímulo repercute en los músculos, las glándulas, los órganos y la psiquis. Y lo peor, es que tal estado tensional escapa casi siempre a la consciencia. Vivimos con los músculos contraídos, aun cuando no es necesaria ninguna actividad, consumiendo importantes cantidades de energía y dañando órganos y músculos. Aumentamos nuestro estado potencial o real de irritabilidad, de inestabilidad, de fatiga.
Entramos en este círculo vicioso que nos termina pareciendo normal: el estado de tensión psíquica repercute sobre nuestra parte física, y ésta, de rebote, acentúa nuestra tensión psíquica.
Y conviene recordar que ‘la mayor parte de la fatiga que padecemos es de origen mental; en realidad, el agotamiento de origen puramente físico es raro’.
Con esta descripción, usted habrá adivinado por qué es tan importante aprender y practicar la RELAJACION.

ESTOS SON LOS BENEFICIOSOS EFECTOS PSICO-FÍSICOS QUE LE PRODUCIRÁ LA RELAJACIÓN:

· LOGRARÁ EL MAXIMO REPOSO POSIBLE. Como EL DESCANSO ES LA AUSENCIA DE TODA TENSIÓN Y DE TODO ESFUERZO, LA CALIDAD DEL REPOSO DEPENDE DE LA PROFUNDIDAD DEL RELAJAMIENTO PSICO-FISIOLÓGICO.

· ALCANZARÁ LA MÁXIMA ECONOMÍA DE LAS FUERZAS NERVIOSAS.

· FACILITARÁ UNA RECUPERACIÓN RÁPIDA Y COMPLETA DE LA FATIGA.

· CONTROLARÁ UNA POSIBLE TENDENCIA A LA HIPERTENSION.
(Las observaciones clínicas demuestran que en los hipertensos se produce una disminución del orden del 10 al 20% de la presión arterial sistólica y diastólica durante los tres primeros ejercicios comunes).

· DISMINUIRÁ LA SENSIBILIDAD AL DOLOR. (Casi todos los dolores vinculados con grandes esfuerzos son causados por una repentina ausencia de circulación en un músculo. Se puede moderar voluntariamente ese dolor relajando el músculo y mejorando así la circulación. Esto puede lograrse a través de movimientos, masajes, o bien reduciendo la tensión por medio de la relajación).

· LA RELAJACIÓN LE PERMITIRÁ RESOLVER UN CONFLICTO AFECTIVO CON EL PROPIO CUERPO. AYUDARÁ A QUE ÉSTE SEA UN COMPAÑERO FIEL, UN INSTRUMENTO FAMILIAR, DÓCIL Y SEGURO.

· PRODUCIRÁ UNA SENSACIÓN DE BIENESTAR PSÍQUICO Y FÍSICO, AL CUAL SE ASOCIAN IMÁGENES DE EUFORIA, SEGURIDAD Y EMOCIONES AGRADABLES.

· FAVORECERÁ EN USTED TODO PROCESO CREATIVO, Y CONTRIBUIRÁ AL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA.
(El poder destruir hábitos incorrectos es un signo de inteligencia. Una toma de consciencia corporal facilita todo tipo de trabajo y mejora su organización. La relajación permite además un empleo juicioso de las facultades físicas y mentales del organismo).

· Los métodos de RELAJACION cultivarán en usted la AUTOCONFIANZA, la ESTABILIDAD EMOCIONAL y la LIBERACIÓN DE LA VOLUNTAD.
La recuperación que proporciona un ejercicio de relajación puede evitar que quedemos desbordados por las presiones acumuladas.

. RELAJARSE produce una situación psico-física completamente contraria a la del stress: descontracción muscular, hipotensión, descenso del ritmo respiratorio y cardíaco, normoglucemia, tranquilidad mental, etc.