noviembre 15, 2008

El vaso medio lleno ¿CÓMO VOLVERSE OPTIMISTA?

Reportaje a Abel en la revista "Elle"
¿CÓMO VOLVERSE OPTIMISTA?
El arte de ver el vaso medio lleno

TEMPERAMENTO Y DESTINO
Los especialistas y la observación cotidiana coinciden en lo siguiente: salvando contadas acepciones, las personas que ven el lado oscuro de o vida son menos felices, menos seductoras y menos creativas que las que tienen una mirada más positiva. Sin embargo, y aun a sabiendas de que esto es así, hay quienes nada hacen para modificar esta actitud; cabe preguntarse entonces si es porque no quieren, porque no pueden, o porque no saben cómo empezar.

Abel Cortese, investigador y director del portal www.inteligenda-emocional.org, acerca una primera respuesta: "A veces una persona que siempre ve el lado negativo de las cosas encuentra cierta satisfacción en confirmar sus puntos de vista, aun cuando sufra las consecuencias", explica. A esto se le suma que, como todos los fenómenos psíquicos, hay un aspecto conciente pero también otro inconsciente, y puede que alguien reconozca que es pesimista, pero que no advierta hasta qué punto. "Salvo una persona muy ingeniosa que haga del cinismo y la ironía algo seductor de su personalidad, en general las personas pesimistas son mucho menos atractivas que las optimistas", indica Córtese y, con una nota de humor agrega que alguien declaró una vez: "Soy pesimista por naturaleza pero optimista por elección".

SEGUIR APRENDIENDO
Desde la óptica de la inteligencia emocional Córtese propone una técnica que se solo depende de la propia voluntad, y que consiste en experimentar un contratiempo, incluso una pérdida, como un proceso para aprender. "Hay innumerables testimonios de que al éxito se llega sólo por el camino del fracaso cuando es entendido como aprendizaje", señala Cortese quien también sugiere leer historias reales y mirar películas acerca de este tema. En definitiva se trata de poner en práctica lo que ya Winston Churchill expresó con mucha elocuencia cuando dijo: “El secreto del éxito es aprender a fracasar una y otra vez, con mucho entusiasmo".