marzo 11, 2008

Felicidad, creatividad y concentración

Según dice el mito, el artista que es un genio de la literatura o de la pintura, es un ser depresivo y de su sufrimiento surge su creatividad. Una vida miserable produciría esas novelas o esos cuadros maravillosos que tanto admiramos. Sin embargo, una prueba psicológica demuestra que la gente de buen humor es mejor que las demás en las tareas en las que se necesita creatividad, aunque se distraen más fácilmente y se concentran peor en una tarea en concreto.
Parece que tanto para lo bueno y para lo malo la gente feliz tiene problemas para concentrarse.
El experimento se realizó en la Universidad de Toronto por un grupo de psicólogos dirigidos por Adam Anderson. Para poder inducir alegría o buen humor a algunos de los 24 voluntarios se les hizo escuchar una versión jazzística del concierto de Brandenburgo número 3 de Bach. De este modo se podía tener gente emocionalmente alegre (la que había escuchado la música) o emocionalmente neutra (a la que no se les hacía escuchar nada y que formaban el grupo de control). Después, tanto si habían escuchado música como si no, se les solicitaba realizar dos tipos de tareas. En el primer tipo de prueba se les pedía nombrar descriptivamente un conjunto de tres palabras muy distintas. Por ejemplo al conjunto de palabras “bomba”, “divisa” y “cesped” se le podría denominar con la palabra “poder”. Para este tipo de ejercicio se necesitaba creatividad.En el segundo tipo de tarea se les pedía reconocer en una pantalla una letra dada dentro de una cadena de letras que aparecían secuencialmente de manera rápida, como por ejemplo encontrar la N en la secuencia H H H N H H H H H. Se midió el tiempo de respuesta de los participantes, que se supone es mayor cuanto menor es la concentración del sujeto, para evaluar así su concentración. Por tanto, para realizar bien esta tarea se requería mucha concentración y escasa distracción.Según los resultados la gente de buen humor realizó el primer tipo de tarea bastante mejor que el segundo tipo de tarea en relación al grupo de control.Esto sugiere que la gente alegre es más receptiva a todo tipo de información. Siendo más positivo, el individuo tiene mejor acceso a cosas que normalmente ignora y tiene una visión más panorámica del mundo.Por el contrario, según los investigadores ya propusieron hace tiempo, las emociones negativas hacen que las personas tengan una “visión túnel” o un filtro a su atención. Las emociones positivas rompen el filtro y aumenta la creatividad, pero deterioran la concentración al dispararse las distracciones.
En cuanto la legenda del artista maldito, Anderson especula que la creatividad podría ser una forma de automedicación que da al artista la oportunidad de poder adoptar una actitud positiva. Los resultados se publican en Proceedings of the National Academy of Sciences.
http://neofronteras.com